Archivos de la categoría ‘lyrics to my style’

Porque en el fondo, todos necesitamos expresar todo lo que nuestras palabras callan, porque la tormenta a ratos no es tormenta, si no puedes expresarlo. Usamos una canción, usamos una red social, que “nadie nota”, usamos incluso un silencio, no por estabilidad, sino por temor o, incluso, por rechazo.

Todos queremos sentirnos débiles a ratos, pero queremos ser vistos llenos de fortalezas. Queremos ser un ejemplo, apoyados en nuestras derrotas. Así se daba cuenta, que el caer no es solo una fase de la vida, es una necesidad, porque si no caes por voluntad del destino, te obligas a hacerlo. ¡¿Cómo explicar aquello?! No sabía si entendía, pero todo estaba muy claro, aunque a ratos no lo pudiera demostrar.

Existían tantos deseos ocultos, que era imposible entender, pero en eso consistía el ser humano, en una búsqueda que no siempre tiene resultados, pero que es parte de vivir.

Porque se había dado cuenta de detalles que no podía compartir, porque había conocido la frialdad del ser humano, y la debilidad tras aquello, porque quería permanecer firme, quería ser de hierro, pero por dentro permanecía de cristal.

Y es que nadie en este mundo era fuerte, todos estaban fingiendo, o se habían acostumbrado a serlo, y ya no notaban la diferencia. Lo disfrazaban de libertad, de diversiones, de romper esquemas, de crear nuevos paradigmas, pero no querían notar, que aquello delataba sus vacíos, sus tristezas, su incompetencia ante la vida.

winter-silence

Anuncios

Gjaku im dhe rrënjët e mia janë shqiptarë, por unë jam i shtetësisë indiane. Unë jam një murgeshë katolike. Me profesion, unë i përkas botës. Me zemër, unë i përkas plotësisht Zemrës së Jezusit.

(Mi sangre y mis orígenes son albaneses, pero soy de ciudadanía india. Soy monja católica. Por profesión, pertenezco al mundo entero. Por corazón, pertenezco por completo al Corazón de Jesús.)

Jesús nos ha dicho, “lo que hagan por el más pequeño de los míos, a mí me lo han hecho”, “porque tuve hambre, y me dieron de comer, no tuve hogar y me acogieron”. Y el hambre en estos días no es sólo pan, ¡El hambre es de amor, de reconciliación! ¡Es tan hermoso saber que podemos amarnos unos a otros con un corazón puro!

Hace algún tiempo en Calcuta, tuvimos gran dificultad para conseguir azúcar, no sé cómo lo supieron los niños, así, un pequeño niño de 4 años, hindú, fue a casa y le dijo a sus padres: No comeré azúcar por tres días, le daré mi azúcar a la Madre Teresa para sus niños. Después de tres días su padre y madre lo trajeron a nuestro hogar. Nunca los había visto antes, y este pequeño pudo apenas pronunciar mi nombre, pero él supo exactamente lo que había ido a hacer. Él sabía que quería compartir su amor.

El otro día recibí 15 dólares de un hombre que ha estado acostado por 20 años, la única parte que puede mover es su mano derecha. Su único compañero: el cigarrillo. Me dice: Hermana, no fumo una semana y te envío este dinero.

Entonces, nómbreme un solo impedimento, joven, nómbreme un impedimento, padre; uno solo, compañero, para no actuar en este segundo.  Tal vez sí, yo esté volviéndome un poco loca, viniendo a un siglo, que no es el mío, pero existe un designio, un motivo para luchar. Señores, díganme loca, pero mi corazón está en Jesús, y en Él permanecerá, en Él están todas mis obras.

¿Qué les hable de mí? Pues bien, soy una firme constructora, entregada por completo a mi misión, soy partidaria activa de la felicidad, en todo nivel y condición social. Aquí… ¿Dónde estamos? Creo que Ecuador, pues sí, aquí el verdadero amor no tiene límites, no conoce reglas, no sabe de intereses. Y cuando uno ama, el mundo aprende a amar.

Calcuta está en todas partes, si tienes ojos para ver, y no sólo para ver sino para mirar. No es lo que hacemos, sino el amor con que lo hacemos lo que convierte nuestras obras en infinitas, porque Él es infinito. Él es mi todo, y si es mi todo, puedo hablar frente a ustedes de Aquel al que tanto amo.

¿Qué no sientes nada me dices? ¿Qué no sientes en la sonrisa, en el cantar de los pájaros? ¿Qué no sientes nada al hablar con Jesús? Te diré algo, no hay mayor amor, que el entregarlo todo, porque nadie da lo que no tiene, es cierto; pero si no se vive para los demás, la vida carece de sentido. Es el darlo todo, en la pequeñez, mientras menos tienes en tus manos hoy, más posees para dar, parece imposible, pero no lo es. Esa es la lógica del amor.

Preferiría cometer errores con gentileza, antes que obrar milagros con descortesía y dureza.

Te diré una última cosa, UNA VEZ SENTÍ A JESÚS. Sí, he dicho que pertenezco por completo a su corazón; sí, mi amor es entregado a Él, pero TAN SÓLO UNA VEZ LO SENTÍ. Y tú, que vas a la iglesia; tú, que te crees bueno por orar, y lo puedes sentir… Tú precisamente me vienes a decir que no sabes amar, si tienes el mejor ejemplo, si tienes la gracia de comprender lo que se te pide. Tú, sí, y disculpa que te hable con firmeza, pero sé de lo que hablo. El amor y la bondad no son falta de valentía. El amor es el motivo y las acciones su fruto.

Si yo he escapado por venir al siglo XXI, en pleno 2013, no es porque me crea superior, y no vengo con palabras, vengo porque con obras han visto el acto del amor, y no lo han apreciado. Porque tú, que estás allí sentado, acabas de discutir con tu hermano, porque tú, dices amar, y no imaginas lo que es el amor.

¿Sutileza? Claro que sí. Pero no he venido hoy a pregonar mi misión, porque la tuya es diferente sin lugar a dudas. He venido, simplemente, a que tú me entiendas que algo debes hacer, con valor, con verdad, con firmeza, con amor.

¿QUÉ ES LA VIDA?

Es un sueño, una ilusión

disfrazada de canción

Una risa, una sonrisa

una lágrima, un adiós.

Es que puede ser tantas cosas

alegrías o dolor

durar un millón de años

y albergar un corazón.

Fantasías: Realidad

Ni mi vida es un cuento de hadas

ni tú mi príncipe azul

ni existe varita mágica

ni estás en mi corazón.

Me pides tantas disculpas

me ofreces tanto cambiar

te repito que lo siento

ya no puedo en tí confiar.

Si la luna fuera un beso

y el sol sólo una ilusión

los eclipses fueran versos

y al final seríamos dos.

ADIÓS

Olvidaré que en mi vida estuviste

olvidaré que te quise sin fin

olvidaré los minutos y horas

que perdí por pensar sólo en tí.

Mucho tiempo viví en la mentira

mucho tiempo creí tanto en tí

este día te digo lo siento

te olvidé, te mentí y me fui.

He llorado y sin rumbo he buscado

una muestra sincera de tí

pero tú la verdad que no tienes

ni un poquito de afecto hacia mí.

Para qué engañarte diciendo

que mi vida es más fácil sin tí

si tú sabes ya como me siento

confundida muy lejos de aquí.

He intentado quererte y te odio

he querido alejarme y te encuentro

he fingido, intentado olvidarte

pero sigo sufriendo por tí.